La ola de calor que viene azotando a los argentinos esta semana y que se detuvo este viernes con la llegada de la lluvia también se sintió en la Antártida. Por ejemplo, mientras que el jueves en la Ciudad y provincia de Buenos Aires la temperatura alcanzó los 35° con una sensación térmica que superó los 42°, en la base Marambio el termómetro marcó los 15.8 °C.

Esta cifra generó un nuevo récord, ya que la máxima histórica registrada en Marambio era de 13.8 en el año 2013. “No es común ese valor. Es el récord histórico de acá en Marambio. Estos casi 16 grados registrados acá también son récord para el mes febrero cuando la máxima promedio ronda 1 positivo”, detalló el capitán de la Fuerza Aérea, Mauricio Nicolás Laurizi.

En diálogo con BigBang, el también jefe del Centro Meteorológico Marambio explicó que desde ayer, la temperatura disminuyó 9°C, pero aclaró que “sigue estando por encima” del clima que generalmente se registra en la principal estación que Argentina mantiene en la Antártida.

“Se sentía el calor y se vivió con mucha sorpresa. Igualmente se esperaba un día de calor, estaba previsto. Pero cuando empezó la jornada, yo ya tenía la sospecha de que la temperatura récord podía llegar a superarse”, sostuvo Laurizi, quien no dudó en alertar al Servicio Meteorológico.

En ese sentido, el capitán de la Fuerza Aérea explicó que “es común” tener de repente máximas de 10 o 12°C. “Pero 16 es muy alto. Cabe destacar que estos picos de temperatura se vienen dando con mayor frecuencia. Los récord se dieron todos en el presente siglo, en el XXI”, remarcó.

Según explicó, estas temperaturas altas se deben a los vientos cálidos y secos que bajan de la montaña. “Eso se da porque nosotros tenemos una cordillera al lado. Pero esta temperatura alta siempre es previo a un frente frio. Ayer mismo bajó a 7°C a la noche. Lo notorio fue semejante temperatura. Pero esto ya se viene repitiendo con mayor frecuencia”, dijo.

Y siguió: “El cambio climático es una realidad, hay gente que está a favor y otros están en contra, pero por algo hay tantos proyectos científicos monitoreando los sectores polares, porque son los que están sufriendo este cambio climático. Acá se hacen monitoreos que van registrando el impacto en el ecosistema. Hay una acción humana evidentemente”.

A pesar de esto, Laurizi aclaró que la población humana no es 100% el culpable de estos cambios y que existen otros factores además de la mano del hombre. “En invierno la temperatura promedio es de -10 y la mínima es de -19. En el mes de julio, hemos registrado 10 grados. En Julio del año pasado, por ejemplo, tuvimos 8 grados, pero 16 °C es muchísimo”, resaltó.

Sin embargo, explico que en invierno “un día de máxima de 10, cuando toda la semana tuviste mínimas de -10 no es nada. Pero esta semana tuvimos varios días consecutivos por encima del promedio. Es una anomalía meteorológica y se suelen dar con mayor frecuencia en cualquier época del año y con valores realmente extremos”.

Finalmente y no menos importante, el jefe del Centro Meteorológico Marambio resaltó que se están observando datos extremos con una frecuencia que antes no se observaba. Por ejemplo, en la zona norte de la península aparecieron precipitaciones en forma líquida (lluvias), algo que –según aclaró- antes nunca ocurría o se restringía solamente al periodo de verano.  

Hasta el momento, se han registrado lluvias en estaciones como Carlini y Esperanza durante el semestre invernal, algo que es algo muy inusual. “Se vienen registrando precipitaciones de forma líquida. Esto era un evento muy raro, pero ya en el mes de enero y febrero registramos lluvias cuando lo habitual son prolongados periodos secos”, finalizó.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Fuente: Big Bang News >> lea el artículo original