Martí­n Hinojosa (45) quedó formalmente en el cargo de director del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), al ser confirmado este jueves en el Boletí­n Oficial. 

El funcionario, de 45 años, ocupaba el cargo de secretario de Gobierno del intendente de Tunuyán Martí­n Aveiro. Según diario UNO, fue justamente Aveiro quien habrí­a propuesto al que fuera secretario de Industria de Francisco Paco Pérez a la senadora nacional Fernández Sagasti para que ésta lo recomendara directamente en la esfera nacional..

Hinojosa remplazará al platense Carlos Tizio Mayer, que habí­a asumido el cargo en enero de 2016, prácticamente desde el inicio de la gestión de Mauricio Macri y que se encontraba en una suerte de cargo interino, hasta tanto se definiera al nuevo director.

El tunuyanino designado en el INV es productor vití­cola y bodeguero y desde hace años se mueve en el terreno de la polí­tica. Si bien el puesto más alto que tuvo fue el de secretario de Industria, que ejerció hasta el 2015 cuando terminó la gestión de Pérez, el hecho de alejarse del cargo no lo alejó de la polí­tica. Es que mientras seguí­a vinculado desde las cámaras y la industria vitiví­nicolas y a su propia empresa familiar, trabajó, hasta diciembre del año pasado con Aveiro, como su secretario de Gobierno.

 

Bodeguero mendocino estará a cargo del INV

Martí­n Hinojosa, un joven bodeguero y parte de una familia importante del Valle de Uco en el mundo del vino, presidirá el Instituto Nacional de Vitivinicultura. El bodeguero, de 45 años, quien se desempeñaba como secretario de Gobierno de la Municipalidad de Tunuyán, estará a cargo del INV, una silla buscara para que la ocupe un mendocino.

Se acerca la Vendimia y todaví­a no hay precio para la uva

La Sociedad Rural del Valle de Uco reclamó a través de un comunicado que se acerca vendimia y aún hay incertidumbre con respecto al precio de la uva. A su vez, también expresaron que es imposible afrontar los costos de la actividad vitiviní­cola, por ello el varietal Malbec debe costar 1 dólar.

Fuente: Unidiversidad >> lea el artículo original