SAN SALVADOR (Sputnik) — La extinción de ciertas especies puede disparar la pérdida de otras y destruir ecosistemas a niveles insospechados, reveló un estudio de la Michigan State University (MSU) y la Maryland University, reseñado por el semanario Science, basado en una investigación hecha en Panamá.

'Algunas especies raras o difíciles de detectar pueden estar disminuyendo con tal rapidez que ni nos enteramos de que las estamos perdiendo', alertó Elise Zipkin, investigadora de la MSU, en alusión a ciertas serpientes de un área protegida en El Copé, Panamá (centro).

La investigación documentó el desplome de la comunidad de serpientes en El Copé después que un hongo patógeno acabara con las ranas de la zona, privando a los ofidios de su fuente primaria de alimentación.

El pez león es una especie invasora que está causando estragos en las aguas del Caribe© CC0 / PixabayLas plagas extranjeras que se expanden por América LatinaEste estudio de anfibios y reptiles en Panamá ocupa la portada de Science, pues ilustra el efecto cascada que puede provocar en un ecosistema la desaparición de una especie, incluso de animales escurridizos o poco estudiados, como las referidas serpientes.

En los 13 años que duró la investigación, siete antes y seis después de la plaga que acabó con las ranas, apenas fueron observadas 36 especies de serpientes, de las cuales 12 solo fueron vistas una vez, y cinco en un par de ocasiones.

Cuando ciertos animales mueren en masa los investigadores suelen enfocarse en las causas, sin tener en cuenta a las demás especies en los ecosistemas, por ende, los niveles reales de devastación suelen exceder los estimados de la comunidad científica.

Fuente: Sputnik >> lea el artículo original