La detención en España del exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, ha golpeado especialmente a Galicia. Lozoya apadrinó en 2013 la ruinosa compra del astillero gallego Barreras, la mayor atarazana privada de España. La adquisición la negoció personalmente con el presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, del Partido Popular, con quien se reunió antes y después de la operación.

Este miércoles, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda mexicana, Santiago Nieto, informó de que el caso de los astilleros es objeto de otra investigación de la unidad. Entrar en el accionariado de esta empresa privada con sede en la ciudad de Vigo le ha supuesto a la petrolera mexicana unas pérdidas de unos 50 millones de euros, según dijo Nieto.

MÁS INFORMACIÓN

Fuente: El País >> lea el artículo original