22 de mayo de 2020  • 11:46

Tras el polémico proyecto de la diputada Fernanda Vallejos, del Frente de Todos, que propuso que el Estado nacional se quede con parte de las empresas a las que ayuda con fondos para superar la crisis profundizada por el coronavirus, la legisladora aclaró que su propuesta va dirigida a 'grandes grupos económicos que cotizan en la Bolsa' y que, al no poder legislarse retroactivamente, no aplicaría a empresas que ya recibieron la ayuda estatal.
'Lo que ocurrió, ocurrió', dijo en una entrevista radial.

Cristina Kirchner fogonea las tensiones del Gobierno con los empresarios

La legisladora opinó que quienes necesitan los recursos del Estado son 'las pymes, las familias, los jubilados y los que están en una situación de verdadera vulnerabilidad'.
En ese sentido, afirmó: 'Es injusto que esos grupos económicos, que tienen espalda para afrontar con recursos propios esta situación salieran a capturar esos recursos del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo (ATP)'. La diputada aclaró en El Destape Radio que 'la idea puntual de la capitalización a través de la participación en acciones del Estado' iba dirigida a 'los grandes grupos económicos'.
Para Vallejos se 'buscó instalar un cuco' con la polémica.

'No se puede legislar retroactivamente, eso fue una respuesta cuando se conocieron los resultados de quien había ido a buscar los recursos del Estado', sostuvo la diputada.
Según explicó, cuando el Gobierno instrumentó el programa de ayuda de salarios, no estaba en los planes que los recursos fueran 'capturados' por las grandes empresas. 'Nos tomó de sorpresa', insistió.
De aplicarse su proyecto de que el Estado se quede con parte de las compañías, será 'de aquí en más y no hacia atrás'.

Vallejos argumentó que en Europa, el Estado rescata a las empresas y como contraparte participa de una porción de las acciones.
'Los países europeos están haciendo rescates a sus empresas, donde los Estados hacen aportes a esas empresas, y no lo hace 'gratis'', añadió.
'No es una idea original, surge inspirada en lo que ya vienen haciendo otras economías desarrolladas y particularmente los países europeos.
La Unión Europea acaba de aprobar una norma que permite a los países operar de esta manera con las empresas', completó

Fuente: La Nación >> lea el artículo original