El zinc es un mineral esencial para los seres humanos.
Este mineral ayuda a metabolizar distintos tipos de proteínas y además contribuye al buen funcionamiento del sistema inmune.

 

Un sistema inmunológico fuerte te protege de contraer todo tipo de enfermedades causadas por bacterias o virus.
Una dieta deficiente en zinc perjudica al sistema inmune, además de que retarda el crecimiento o produce la caída del cabello.

 

En estas épocas en las que se ha vuelto mucho más importante que te alimentes de manera consciente, es necesario que te asegures de que tu dieta contenga fuentes de zinc, para así fortalecer tu sistema inmunológico.

 

El zinc se encuentra en los alimentos que son ricos en proteínas, por ejemplo en la carne, pescados y mariscos.
Si eres vegetariano o vegano, también existen alimentos que no son de origen animal que contienen zinc, como nueces, granos y levaduras. 

 

Estos son diez de los mejores alimentos que son fuentes de zinc:

 

  • Ostras
  • Cangrejo y langosta
  • Carne de res, cerdo y pollo
  • Hongos comestibles (portobello, champiñones, huitlacoche)
  • Leguminosas (lentejas, garbanzos, frijoles)
  • Nueces (semillas de calabaza, nueces de la India, cacahuates)
  • Granos (avena, arroz, quinoa)
  • Lácteos (leche, queso, yogur)
  • Huevo
  • Chocolate oscuro (70-85% de cacao)

 

Todos estos son alimentos que cumplen con los niveles de zinc que se recomiendan en una dieta balanceada para una persona adulta.
Sin embargo, cada persona tiene actividades y ritmos de vida diferentes, por lo que cada quien necesita porciones específicas para sus actividades y elecciones de vida. 

 

Para que sepas cuál es la cantidad de zinc que tu cuerpo necesita, es recomendable acudir con un nutriólogo experto, quien valorará tu estilo de vida para elaborar una dieta adecuada, con un equilibrio entre todos los nutrientes que necesitas para estar bien.

Fuente: Harmonia >> lea el artículo original