Llegó el día esperado por los hinchas del Barcelona y del mundo del fútbol: este lunes, Lionel Messi se entrenará por primera vez bajo las órdenes de Ronald Koeman, luego de las idas y vueltas sobre su salida primero anunciada y luego abortada, según el argentino, porque no quería hacerle juicio al club de su vida por temas contractuales.

Messi sabe que el futuro del Barsa está en sus hombros. Se sumará a un plantel que conoce muy bien, pero con un entrenador hosco, ícono en el club y con fuerte carácter, que se ocupó de abrirle la puerta de salida a Luis Suárez, amigo íntimo de Leo. Y no ha llegado ninguna superfigura. Eso que la Liga de España arranca este viernes 11, aunque el debut de Barcelona ante Elche fue postergado por lo tarde que terminó su temporada. ¿Jugará Messi en el amistoso del sábado ante el Nàstic de Tarragona?

En pleno verano, el entrenamiento de Barcelona será en la tarde catalana, por lo que se esperan movimientos alrededor del mediodía de la Argentina en el centro Joan Gamper. Todos quieren tener la imagen de Messi entrando a su nueva primera práctica.

Messi es el mejor del mundo y lo quieres en tu equipo, no en el contrario. Te gana partidos”, había dicho Koeman el día de su presentación, 24 horas antes de esa reunión con un Leo que le dijo que se veía afuera

'Sólo quiero trabajar con gente que quiera estar aquí. Si no están contentos, que lo digan”, fue otra frase del neerlandés en su discurso inicial, que ahora deberá revisar tras saber que Messi manifestó sus deseos de irse, únicamente maquillados para no terminar en Tribunales con el club que lo recibió hace 20 años.

Lionel Messi comienza una nueva etapa después del burofax y la salida que no pudo ser.

El presidente Josep Maria Bartomeu ya hizo lo suyo: después de todas las acusaciones (que siguen vigentes), llevó a un ídolo como DT y consiguió que el '10' siguiera, por más que fuera de forma forzada. No responderá a las palabras de Messi en contra suyo para no generar más tensión. Ya se irá con las elecciones en marzo y llegar hasta esa fecha con un buen Barcelona dependerá sólo de lo futbolístico.

Koeman hizo el gol clave para ganar la primera Champions League culé en 1992 y fue clave en las otras cuatro. Empieza un nuevo ciclo en Barcelona, el que Leo no esperaba tener que vivir cuando avisó de sus ganas de irse.

El entrenador lo supo antes que nadie, cuando en una reunión cara a cara el '10' le contó que emigrar era una posibilidad concreta. Después, la historia es sabida. El burofax, la negativa a los entrenamientos, el 'no' del presidente y la continuidad obligada para evitar llevar al club de su vida a juicio.

“Voy a seguir en el Barsa y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor y lo máximo”, contó el rosarino en la entrevista con Goal en la que anunció su continuidad.

“Ahora no sé qué va a pasar. Hay un entrenador nuevo y una idea nueva. Eso es bueno, pero después hay que ver cómo responde el equipo y si nos va a dar o no para competir”, explicaba sobre el nuevo banco culé, y el noveno entrenador que tendrá en ese club.

Ronald Koeman espera por el rosarino.Foto EFE

Koeman llegó con libertad para decidir y con su espalda le mostró la salida a Ivan Rakitic, Arturo Vidal y Suárez. Ese es el gran cambio buscando alivianar el plantel de contratos altos y edad.

Las novedades son pocas: Pjanic y los jóvenes Trincao y Pedri, dos proyectos. La opción de Lautaro Martínez sigue y el DT ya pidió refuerzos que conoce: Georginio Wijnaldum del Liverpool para el medio y Memphis Depay del Lyon, como delantero. A ambos les queda un año de contrato y sería más accesible incorporarlos.

Y el que volvió en silencio y a la vez puede ser importante es Coutinho tras su préstamo en el Bayern. Una segunda chance de ser socio de Leo, como no lo pudo ser en su primer ciclo.

El desafío es que un Barsa similar al que fue vapuleado 8-2 por el Bayern Munich cambie la cara y pueda lograr evitar esa Messidependencia que crecía de la misma manera que la bronca del '10' con la dirigencia por la falta de horizonte.

El holandés no estará solo para convencer a Leo con su proyecto. Tres de sus seis ayudantes ya lo conocen. Uno es José Ramón de la Fuente, entrenador de arqueros desde 2012 y el único que se mantiene del ciclo anterior. El que vuelve es Albert Roca, preparador físico en la época de Frank Rijkaard, en la que el argentino debutó en Primera. Y el restante es Henrik Larsson, el sueco que fue compañero del rosarino en la conquista de su primera Champions.

Cansado de que duden de su barcelonismo o que le digan que él arma los equipos, empieza la etapa más rara para Messi en su carrera. En su lugar, su ciudad y su club, tendrá que adaptarse al nuevo escenario tras la salida fallida.

Mirá también
Mirá también

Messi se queda en Barcelona y la ciudad vive una extraña felicidad tras 11 días de furia

Mirá también
Mirá también

Lionel Messi tiene autoridad en el Barcelona, pero nunca explicó qué es para él un proyecto o cuál debería ser

HS

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original