Ante la llegada del verano y con la premisa de buscar un alivio para sus economías, varios países europeos determinaron el comienzo de una etapa de apertura gradual de las actividades que incluyó a espectáculos deportivos, el retorno a las clases, comercios gastronómicos y paseos al aire libre, entre otras.

En las últimas horas, el Reino Unido aseguró que superó los 3.000 casos diarios por tercer día consecutivo, por lo que las autoridades británicas estarían dispuestas a cerrar los pubs y los restaurantes desde las 21 y las 22 y extender la medida a otras actividades.

Portugal, en tanto, lanzó nuevas restricciones tras dos días consecutivos de aumento de infectados y la venta de alcohol en estaciones de servicio quedó suspendida, mientras en el resto de los establecimientos solo se permitirá hasta las 20, ya que quedó prohibido el consumo en la vía pública.

Las autoridades de Dinamarca se mostraron temerosas de una segunda ola luego de registrar más de 300 nuevas infecciones en las últimas 24 horas por cuarto día consecutivo, cifras similares a las que tenía en su pico de casos, en abril, y suma un total de 21.000 positivos y 633 muertes.

De esta forma, también emitieron medidas para evitar el avance de la enfermedad, entre las que se incluye el cierre de bares y restaurantes de Copenhague y alrededores antes de las 22.

Fuente: Ambito >> lea el artículo original