Un grupo de científicos Johns Hopkins Medicine descubrieron una posibilidad para frenar la propagación del COVID-19 a través de la desactivación de la diseminación del virus en el cuerpo.

De acuerdo con el portal Knowride, los investigadores consideran que si logran inhibir la proteína Factor D podrán reducir las reacciones inflamatorias en el cuerpo. Con esto se busca frenar la llamada tormenta de citoquinas que ataca el sistema inmunológico.

Según la publicación las proteínas en virus SARS-CoV-2 se adhieren a las células sanas a través de sus picos y primero se apoderan de la molécula sulfato de heparán, la cual se encuentra en células de los pulmones, vasos sanguíneos y músculo de los órganos. Tras esto utilizan la enzima ACE2 para atacar la célula.

'En el estudio, el equipo descubrió que cuando el SARS-CoV-2 ata el sulfato de heparán, evita que el factor H use la molécula de azúcar para unirse a las células. La función normal del factor H es regular las señales químicas que desencadenan la inflamación y evitan que el sistema inmunológico dañe las células sanas', se explica.

A través de pruebas descubrieron que la clave está en bloquear el factor H y el D para que no se desencadene la cadena destructiva.

Actualmente ya se desarrollan medicamentos que bloquean uno de estos factores, pero su uso estaba destinado a otras enfermedades. (I)

Fuente: El Universo >> lea el artículo original