Hoy 08:40 -

El exfutbolista gabonés, Shiva N’Zigou, que jugó en Francia y con la Selección nacional de su país, ha confesado una de las historias más perturbadoras y extrañas que hasta la fecha se ha podido conocer de un jugador de fútbol y que ha causado revuelo a nivel internacional.
Ahora, muy metido en la iglesia evangélica quiso contar a la comunidad, cómo Dios ha impactado en su vida con un testimonio de lo más espeluznante.

El exdelantero que jugó en Francia durante 5 temporadas, en equipos como el FC Nantes, FC Gueugnon o el Stade de Reims, ha asegurado que su madre fue víctima de un sacrificio mortal para que su carrera como futbolista despegara.
“Mi madre está muerta y quiero confesar que fue sacrificada.
Firmé muchos contratos y mi padre quería todo el dinero para él.
Me dijo que iba a matar a mi madre.
Yo me negué, pero lo hizo igual, lo hizo con el fin de que su espíritu me ayudara a mejorar en mi carrera futbolística”, declaró el gabonés en la iglesia evangélica a la que acude diariamente.

El testimonio fue grabado y subido a YouTube a mediados de agosto, y el periodista gabonés, Freddhy Koula compartió la confesión en su cuenta de Twitter creando un gran revuelo. 

La parte más dura

Pero ahí no queda la cosa, porque el exfutbolista ha reconocido que se quitó 5 años al comienzo de su carrera.
'Tengo cinco años más.
Mentí sobre mi edad cuando nos fuimos a Francia', confesó.
Shiva era conocido como el futbolista más joven en anotar en una Copa Africana, con 16 años, pero en realidad tenía 21 años.

La parte más escabrosa de la confesión es, que mantuvo relaciones incestuosas con su tía y su hermana.
“Tuve relaciones sexuales con mi tía.
Estas relaciones se dieron de nuevo con mi hermana.
Me acosté con mi hermana” además de varias relaciones homosexuales con un amigo que duró largo tiempo.

Fuente: El Liberal >> lea el artículo original