No se trata de ninguna sorpresa, ya sabíamos que el Kepler estaba viviendo sus últimos días antes de quedarse sin combustible, donde debido a su ubicación, detrás de la órbita de la Tierra a unos 151 millones de kilómetros, era imposible pensar en una misión de reabastecimiento.

Funcionarios de la NASA confirmaron el fin de las operaciones del Telescopio Espacial Kepler, quien ayudó a descubrir el 70% de los 3.800 exoplanetas confirmados hasta la fecha, es decir, el Kepler puede presumir de haber descubierto 2.600 exoplanetas confirmados y casi 2.900 sin confirmar.
Tras haberlo puesto en hibernación el pasado 3 de octubre, con el fin de aprovechar al máximo lo que quedaba de combustible, sus responsables confirmaron que el tanque del telescopio estaba seco desde hace dos semanas.
Después de tratar de encontrar posibles soluciones, hoy se decidió anunciar el fin de la recopilación de datos científicos, poniendo así punto final a uno de los dispositivos más importantes de nuestra historia.
El Kepler fue lanzado en marzo de 2009 en una misión de 600 millones de dólares, la cual buscaba encontrar planetas similares a la Tierra en la Vía Láctea.
En un inicio, el Kepler centró su vista en una parte que abarcaba 150.000 estrellas, donde se dio su mayor cantidad de descubrimientos.

Fuente: Diario Jornada >> lea el artículo original