El sacerdote Carlos Scarlata se presentó ayer en tribunales, donde el fiscal Javier Giaroli lo notificó sobre las sospechas que existen respecto a una presunta “omisión de auxilio” hacia Valeria Cornejo, quien el 30 de octubre de 2018 fue hallada sin vida en su casa de calle Los Dos Álamos en Cuadro Nacional.

En base a la denuncia de una amiga de Cornejo, Giaroli sospecha que Scarlata prescindió de auxiliar a la docente para mantener oculta una supuesta relación amorosa que habían construido desde hace un buen tiempo.
Valeria tenía diabetes tipo 1 y lupus y murió a causa de una hipoglucemia el 23 de octubre, de acuerdo con la necropsia.
Días antes, el 18, Scarlata habría estado con la docente y, a pesar de haber advertido una descompensación, no avisó al 911 ni a familiares de la mujer.
Cuando supo de la muerte, el 30 de octubre, envió audios y mensajes a una amiga de Cornejo, a quien le informó de la descompensación de Valeria e incluso sugirió que pudo haber padecido un “coma diabético”.
Scarlata le pidió reserva y hasta le ofreció quedarse con algunos muebles que él había comprado para equipar la vivienda donde residía Cornejo.

En ese complejo panorama, ayer Scarlata llegó a tribunales tras viajar de Buenos Aires.
En soledad y en silencio se adentró a la Fiscalía de Instrucción Nº 2, donde lo esperaba Giaroli, quien le comunicó la existencia de la causa y que debía prestar una declaración informativa, de la que se abstuvo, según confirmaron fuentes judiciales a Diario San Rafael. Tampoco habló con los periodistas que aguardaban su llegada al Poder Judicial.

De acuerdo con lo que pudo saber este diario, Giaroli secuestró su teléfono celular, aparato que será peritado en búsqueda de pruebas que permitan avanzar en la investigación.
Los investigadores pretenden concluir si quedan registros que puedan ser valorados como elementos probatorios.
Se prevé que Scarlata se presente nuevamente hoy ante Giaroli, según el mismo acusado solicitó, para prestar declaración informativa sobre la sospecha que pesa en su contra, tal como prevé el artículo 318 del Código Procesal Penal de Mendoza, el cual establece que “el fiscal de instrucción podrá llamar a una persona, sin imputarla, para interrogarla sobre los hechos investigados”.

Asesorado por su abogado, el defensor oficial Jorge Vitale, Scarlata se presentará ante Giaroli nuevamente este viernes a las 11 de la mañana para explicar qué relación tenía con Valeria Cornejo y si sabía de las enfermedades que padecía, tal como afirmó en su denuncia la testigo.

Fuente: Diario Somos >> lea el artículo original