La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo en su querella pidió una pena de 15 años para el exmilitar Segundo Héctor Carabajal y 6 años de prisión para el matromonio de Humberto Bozzo y Antonia Clementina Reitano, en la provincia de Mendoza, como consecuencia de la apropiación de Claudia Domínguez Castro durante la última dictadura militar que abarcó los años 1976 a 1983.

De esta manera, el abogado de la querella, Pablo Salinas explicó a Télam: 'Pedimos el máximo de la pena para Carabajal por consideramos que fue parte de un plan criminal para la apropiación de menores llevado a cabo durante el terrorismo de Estado. En tanto que para el matrimonio Bozzo-Reitano solicitamos una condena menor, porque entendemos que aunque fueron apropiadores, aportaron información para esclarcer el caso'.

“La querella de Abuelas pide 6 años para Julio Humberto Bozzo y Antonia Clementina Reitano por la apropiación de Claudia Domínguez Castro. Salinas aclara que solicita esa pena para el matrimonio por no pertenecer al aparato represivo”, aclaran desde la cuenta de Twitter de Abuelas.

Los padres de Claudia, Gladys Castro y Walter Domínguez eran mendocinos y militantes del Partido Comunista Marxista Leninista. Así, el 9 de diciembre de 1977, la pareja fue secuestrada en su casa de Godoy Cruz, cuando la mujer se encontraba embarazada de seis meses. Luego de tres meses en cautiverio, nació la bebé, en marzo del año 1978. Así fue como las familias Castro y Domínguez comenzaron la búsqueda de sus hijos y nieta.

En este sentido, a partir de la investigación de una denuncia anónima que recibió el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) de Mendoza, la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad dio con una joven que podía ser hija de desaparecidos. Si bien Claudia sabía que no era hija de quienes la criaron, nunca tuvo la inquietud de averiguar su origen, hasta que aceptó hacerse el análisis genético y el 27 de agosto de 2015, constataron que era la hija de Gladys y Walter.

Según las investigaciones de la querella, Carabajal, militar de aquella época, prestó servicios en el Destacamento de Inteligencia 144 del Ejército y tuvo participación en todo el proceso que incluyó la apropiación de Claudia.

'Dos meses antes de que naciera Claudia, Carabajal le avisó al matrimonio apropiador que tenía una nena para entregarles. Por eso, además, pedimos que sea investigado por el homicidio agravado de Gladys, que aún sigue desaparecida y asociación ilícita', subrayó el abogado.

“Solicitamos 15 años de prisión (la pena máxima) para Segundo Héctor Carabajal, militar entregador de Claudia Domínguez Castro. Pediremos la compulsa penal por el homicidio agravado de Gladys Castro y por asociación ilícita por considerar que tiene información sobre su destino”, publicaron desde la cuenta de Twitter de Abuelas.

Fuente: Diario Somos >> lea el artículo original