La brecha de precios entre el productor y el consumidor final sigue creciendo. De acuerdo a datos privados, la diferencia entre el precio de origen y el de góndola ya alcanzó en enero el 533% en promedio. Algunos productos como las manzanas o las naranjas tienen una distancia entre ambas puntas cercana al 1000% y, considerando solo las frutas y verduras, el comprador afronta precios seis veces más caros que los de huerta.

Según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), difundido este domingo por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el valor de la manzana se multiplicó en enero por 15 desde que salió del campo hasta el consumidor final mientras que la naranja, lo hizo en 10 veces.

Leé tambiénSolo efectivo y Wechat: por qué los autoservicios chinos venden vinos y conservas hasta 30% más barato que los supermercados

La tendencia, además, es que la brecha crezca mes a mes. Entre las verduras el aumento fue liderado por la calabaza, con un incremento del precio de 4 a 6 veces seguido por el pimiento rojo, que la elevó de 4,6 a 6,5; la acelga, pasó de 2,8 veces en diciembre a 3,8 veces en enero; la berenjena subió de 3,6 a 4,8 veces; la frutilla de 4,3 a 5,6: y el limón de 6,1 a 7,3 veces.

Los productos con menores brechas fueron el huevo, con 2,61 veces; la carne de pollo, con 2,83 veces: el ajo, con 3,14 veces; la lechuga, con 3,24 veces; la papa, con 3,46 y el tomate de ensalada, con 3,48 veces. En general, estos últimos son productos donde las diferencias se mantienen estables a lo largo del año, porque hay oferta constante, organizada y facilidad de reemplazo de productos de una zona por otra cuando las inclemencias del tiempo u otros factores inciden en sus cantidades, señaló CAME.

Leé tambiénLa mochila de los impuestos: entre 3 y 8 de cada diez pesos de lo que comprás quedan en el fisco

El IPOD se confecciona en base a precios diarios de los principales supermercados y comercios del país y precios de origen de las principales zonas productoras. Según explicó la entidad empresarial, esas variaciones entre una punta y otra son muy dispares según producto, región, tipo de comercio y época del año.

Los alimentos, además, son uno de los rubros que más aumento a lo largo de 2018, de acuerdo a las cifras oficiales del Indec. Durante todo el año pasado ese sector tuvo un incremento de precios de 51,2%, superior al índice general que fue de 47,6%.

Más sobre:consumoCon tasas más bajas, ahorristas dejan los plazos fijos y se pasan al mercado de capitalesLa baja en la tasa del Banco Central, la señal que esperan pymes y consumidores para levantar cabeza ante la crisis Se podrán hacer más compras en el exterior por Internet sin pagar impuestos y se define un límite de hasta 900 dólares anuales

Fuente: TN >> lea el artículo original