Tres notas: si, do, do. 'Oh, baby, baby'.

¿Quién podía saber hace 20 años que era así como comenzaría una revolución pop, liderada por una adolescente llamada Britney Spears ?

La canción '.Baby One More Time' y su icónico video se estrenaron en noviembre de 1998 y fueron un éxito inmediato. El 12 de enero de 1999 debutó en los Estados Unidos el disco homónimo, que pronto llegó a ser el número uno en los rankings y vendió más de 32 millones de copias en todo el mundo.

Fue a partir de ese momento en que Britney se convirtió en la estrella pop más famosa de la Tierra durante el fin del siglo XX. En los años siguientes su imagen se volvió más sexy, tuvo un romance con Justin Timberlake y se besó con Madonna en la boca en los MTV Video Music Awards, entre muchas otras cosas. Pero, sobre todo, siguió cosechando éxitos hasta que la fama le cobró su estabilidad mental y los paparazzi que la perseguían plasmaron con crueldad la imagen de una Britney rapada, golpeando un auto con un paraguas, con la desesperación de alguien que ya no sabe qué hacer con las miradas ajenas que no la abandonan ni por un minuto.

Se recuperó después de un tiempo pero su carrera nunca alcanzaría los picos de los comienzos. Desde hace un tiempo se dedica a hacer shows en Las Vegas por largas temporadas, por los que cobra millones de dólares (ahora acaba de anunciar que abandona temporalmente los escenarios para dedicarse a cuidar a su padre enfermo).

Britney estaba acostumbrada a las cámaras desde chica, ya que había comenzado a aparecer en programas de televisión y comerciales desde los seis años. A los once fue parte del elenco del Mickey Mouse Club, programa televisivo que fue semillero de futuras estrellas como Justin Timberlake, Christina Aguilera, Ryan Gosling y Keri Russell. Después de un par de temporadas, el programa fue cancelado y Britney volvió al colegio a ser una chica más pero por poco tiempo. Su interpretación de 'I Have Nothing', de Whitney Houston cautivó a los ejecutivos de Jive Records que enseguida la contrataron y pusieron en marcha el proyecto de su primer disco.

Fue el productor Max Martin, uno de los responsables de éxitos de los 90 de Ace of Base y Backstreet Boys, quien se dio cuenta de que la canción 'Hit Me Baby One More Time' sería ideal para la cantante de 16 años. Rechazado por la banda TLC, el tema tenía todos los ingredientes de un hit pop, con esas tres notas inconfundibles del comienzo, algunos toques funk y un estribillo pegadizo.

El único problema que tenía la canción era un error idiomático cometido por Martin. El compositor y productor sueco pensaba que la palabra 'hit' quería decir algo así como 'llámame' en la jerga juvenil norteamericana. Para Martin 'hit me baby, one more time', frase que repite una y otra vez en la canción, se traducía como 'llamame, baby, una vez más'. Esa confusión explica por qué este lamento de amor adolescente repite sin cesar la extraña línea que en realidad sólo se traduce como 'pegame, baby, una vez más'

El beso del que habló el mundo

05:29 Video

En la discográfica se preocuparon de que pareciera que su flamante artista estaba cantando a favor de la violencia doméstica. Aunque dejaron la frase en la canción, le cambiaron el título de la misma y del disco por .Baby One More Time, reemplazando la palabra que generaba polémica con unos enigmáticos puntos suspensivos.

Rebautizado y con una tapa rosa que tenía una foto de Britney arrodillada y sonriendo, vestida a la moda de la época, con una mini de jean, remera blanca y saquito rojo, salió al mundo el primer disco de la que pronto sería conocida como 'la princesa del pop'.

Cuando Britney irrumpió en el pop mundial, los videos musicales eran parte clave de cualquier lanzamiento discográfico, a través de su emisión en los canales de música. Gran parte del boom de '.Baby One More Time' se debió al impacto que tuvo su video, dirigido por Nigel Dick, cuando se estrenó en MTV el 26 de noviembre de 1998. En él se la ve a Britney vestida como una alumna de colegio católico pero con algunas alteraciones en el uniforme que no pasarían ningún control de la dirección de un colegio. Como la pollera gris corta y la camisa blanca atada para que quede la panza al descubierto. Fue este look, que incluía dos coletas con pompones rosas, el que atrajo tanta atención como controversia. Fue copiado en innumerables parodias y fiestas de disfraces y quedó para siempre en la historia del pop.

El video comenzaba con una Britney aburrida en clase, que salía al recreo y bailaba una coreografía con su compañeros. Después seguían otras coreografías con look y escenografía más deportiva. Así, la cantante demostraba su talento como bailarina que sería uno de los pilares de sus siguientes videos y shows.

El disco .Baby One More Time también incluía '(You Drive Me) Crazy', otro tema que fue un hit junto con su video, que se estrenó en junio y contó con la participación de Adam Grenier, el galán de Entourage, y Melissa Joan Hart, la protagonista de Sabrina, la bruja adolescente, en la versión de los 90.

Después del lanzamiento del disco, Britney hizo su primera gira y recibió nominaciones a los Grammy y los MTV Video Music Awards, entre otros premios. Se convirtió en un fenómeno que revalorizó el pop y generó una invasión de adolescentes rubias, de mayor o menor talento, que intentaron junto con los ejecutivos de discográficas quedarse con una tajada del éxito de Britney. Christina Aguilera fue de las que estuvieron más cerca y otras como Mandy Moore o Jessica Simpson luego tomaron otros caminos. Pero el título de 'princesa del pop' quedó en las manos de Britney y sigue ahí, a pesar de todo lo que sucedió en los veinte años desde que cantó por primera vez 'Oh, baby, baby'.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original