El pasado lunes 4 de febrero, Mendoza fue testigo de la primera reunión para conformar un Comando Unificado de Fuerzas de Seguridad y federales en la provincia.

Los objetivos del encuentro fueron claros y directos: poder coordinar esfuerzos frente al crimen organizado, mejorando, entre otras cosas, la investigación en materia de delitos complejos.

'La idea es trabajar en conjunto, tenemos las mismas políticas que el gobierno nacional, piensan como nosotros. Reconocen muchos avances procesales relacionados con la nueva tecnología, con el ADN, con el manejo de la información', dijo al Post Gianni Venier, ministro de Seguridad de Mendoza.

-¿Cómo y por qué Mendoza se agregó a las provincias que ya trabajan en este Comando Unificado?

-La Nación llevaba cuatro comandos en diversas zonas. Quisieron establecerlo acá y nos preguntaron qué nos parecía. Nosotros dijimos que sí, entre otras cosas porque andamos muy bien con las políticas de Patricia Bullrich. De hecho, en la reunión de gabinete que hizo acá Macri cuando me tocó hablar, la verdad que no teníamos nada que pedirle a Bullrich, tenemos una excelente relación. No tenemos nada que reclamar, nos cumplen en todo. Mantenemos muy estrecha relación con ellos porque trabajan muy bien.

-Me quedó claro... ahora, ¿cómo es puntualmente lo del Comando Unificado?

-Se hace una reunión cada 15 días y se traen temas de agenda. Se trabaja con las tres fuerzas federales de acá, más las fuerzas provinciales... esencialmente, la policía. Ahora sumamos el Servicio Penitenciario basados en una de las últimas realidades latinoamericanas que tiene que ver con el tema droga. Las cárceles no solo terminan invalidando el sistema contra las drogas, sino que contribuyen a amplificarlo, como ocurre en Brasil y Bolivia.

-¿Qué es lo que se hace en esas reuniones de cada 15 días?

-Ahí se lanzan los temas a trabajar. Trabaja la Federal, Gendarmería y la Policía Aeroportuaria, con nuestra policía, con el sistema de Defensa Civil y de prevención de riesgos. Y vamos trabajando todos los temas en conjunto. Cada dos o tres meses se hace una evaluación y se sigue trabajando. Ahora, en lugar de trabajar solamente por temas, se trabaja por plazos, que te hace poner cumplimientos, te hace poner metas. Tiene mucho que ver con la Ley de Parkinson.

-¿La ley de Parkinson?

-Es un enunciado que surge al terminar la Segunda Guerra Mundial. Entonces le piden a un ingeniero de apellido Parkinson que analice cómo era posible que en el Servicio Civil Británico (British Civil Service) hubiera cada vez más personal y cada vez trabajara menos.

De allí surgió una máxima que afirma que 'el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine'. Es simple, hay que administrar mejor el tiempo para lograr mejor los objetivos.

-¿Hay alguna persona en particular del gobierno que esté a cargo de la coordinación?

-Ahora mismo tenemos que poner a un coordinador: la Nación pone uno, nosotros ponemos a otro. De hecho, este viernes (por el viernes pasado) viene Enrique Thomas (secretario de Gestión Federal de la Seguridad de la cartera de Seguridad de la Nación) al Ministerio a entregarnos 10 alcoholímetros. Va a estar el Procurador también. Vamos a hablar con él de las características de ambos enlaces.

-¿Ya están al tanto las fuerzas de seguridad de Mendoza de todos estos cambios?

-Las fuerzas ya están enteradas, tuvimos una reunión el otro día muy prolífica. Hicimos participar a todos, estaban todos muy contentos.

-¿Incorporarán a nuevos policías para esta nueva etapa?

-No. Se trabaja con los mismos policías que ya están, a los que se les van agregando nuevos objetivos. 

Fuente: MendozaPost >> lea el artículo original