La pequeña Matilda Salazar fue la gran protagonista en el debut de su mamá, Luciana, en el Súper Bailando. La mediática regresó al certamen después de cuatro años con la compañía más especial, su hija, que enseguida pegó onda con Marcelo Tinelli.

El conductor, papá de cinco, tiene una química especial con los niños y se 'robó' a Matilda de los brazos de Luciana cuando las dos desembarcaron en el estudio. La nena al principio aceptó el 'upa' de Tinelli pero después reclamó por su mamá.

'Me muero, mirá lo hermosa que es. Con ese tapadito me la 'morfo'', exclamó el conductor. No era para menos: Matilda estaba vestida impecable con un vestido floreado precioso, medias blancas, zapatos de charol y un elegante abrigo en azul marino.

Las amigas de la modelo y conductora contaron que está saliendo con otro economista, un empresario Argentino amigo de Donald Trump.

A la hora del baile, no fue todo alegría para la mediática. Al ritmo de Can't stop the feeling, no convencieron al jurado y se armó debate sobre si la coreografía estuvo fuera de ritmo o no.

Fuente: La Gaceta Salta >> lea el artículo original