Esta vez el motivo es ajeno a la crisis económica, a equipos que amagan a bajarse, a falta de policías, a algún inconveniente con los árbitros o a meras cuestiones de agenda. Esta vez, tiene que ver con un pedido formal de un club que acaba de jugar el Torneo Regional y fue sancionado por el Consejo Federal del Fútbol Argentino. Pacífico solicitó que no comience el Torneo Apertura mientras intenta recibir respuestas del ente madre por el castigo aplicado.

En la reunión llevada a cabo este martes por la noche, se hizo lugar al pedido de los dirigentes del Lobo, que argumentaron que su participación estaba condicionada por los cuatro meses de suspensión que le aplicaron y debía resolver su situación antes de poner un equipo en cancha.

Ante esta peripecia, la pelota recién podría rodar (en principio) el fin de semana del 25 y 26 de mayo. Por un motivo o por otro, el fútbol local sigue pagando de manera increíble con una inactividad que no parece tener fin. Varios son los planteles que empezaron a trabajar hace dos o tres meses y aun no pueden tener acción oficial.

Fuente: Sitio Andino >> lea el artículo original