El plástico está presente en casi todo lo que nos rodea y ya forma parte de nuestra alimentación. Fruta y verdura envuelta en plástico, alimentos envasados, bolsas y botellas de plástico, son algunos de los productos que se venden en los supermercados y que no necesitan este material.

Muchos supermercados intentan reducir el consumo de plástico, por ejemplo, sustituyendo las bolsas por otras de papel o de rafia, pero aún así, en muchos de los productos que venden es imprescindible el plástico.

Hasta el 9 de junio estará activa la campaña 'Boicot al plástico', una iniciativa de Zero Waste España que consiste en pasar una semana sin consumir productos desechables. Los consumidores pueden compartir fotografías de productos envasados de manera abusiva a través de las redes sociales, con el hashtag #Boicotalplástico y enviar cartas de petición a los supermercados para que conozcan las 'preferencias de la sociedad'.

Prescindir de los plásticos desechables no es fácil, es casi un desafío. Pero quizás no sea imposible.

El primer paso es identificar aquellos plásticos de un sólo uso que no son necesarios en los alimentos, por ejemplo, en la fruta, la verdura y la carne envasada. Debemos buscar alternativas, ir a los establecimientos en los que pueda comprar al granel, ya sea fruta, verdura, legumbres, especias o cualquier otro tipo de alimento.

Otro cambio, al que cada vez se une más gente, es el de usar tu propia bolsa de reutilizable para comprar o utilizar una botella de agua que podamos rellenar, en vez de consumir las botellas de plástico, para después tirarlas.

También podemos evitar usar jabón y desodorante embotellado y sustituirlo por jabón en pastilla. Las mujeres, también pueden contribuir a la reducción del plástico sustituyendo los productos menstruales por otras alternativas más ecológicas, como la copa menstrual o las compresas de tela.

Pero, si aún así, seguimos consumiendo plástico, es importante que lo reciclemos.

Los materiales desechables tienen un gran impacto negativo en el medioambiente y afecta a todo el planeta. Son muchos los productos que se venden plastificados y que no son necesarios para su consumo. Y es una labor de todos contribuir a su reducción y al cuidado de nuestro planeta.

También te puede interesar...

Las alternativas al plástico están a nuestro alcance

Fuente: Antena3 >> lea el artículo original