El Partido Laborista del Reino Unido acusó al secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, de tratar de impedir que el líder de dicha formación política, Jeremy Corbyn, ocupe el cargo de primer ministro británico.
Pompeo les dijo a varios líderes de la comunidad judía que lucharía contra Corbyn por su antisemitismo.

En una grabación obtenida por The Washington Post, un líder judío le preguntó al secretario de Estado de EEUU qué haría si Corbyn fuera elegido primer ministro.
Previamente, Corbyn y varios miembros del Partido Laborista habían sido acusados de tolerar el antisemitismo en sus filas y apoyarlo con su retórica antiisraelí.

'Usted tiene que saber que nosotros no vamos a esperar que [Corbyn] haga estas cosas, empezaremos a presionarle.
Haremos todo lo que esté a nuestro alcance.
Una vez que esto ocurra será demasiado arriesgado, demasiado importante y demasiado difícil'
, declaró Pompeo.

Donald Trump, presidente de EEUU

La reacción del Partido Laborista no se hizo esperar.
Un portavoz de la formación de izquierdas aseveró que los intentos del presidente Trump y sus altos cargos de decidir quién será el siguiente primer ministro representan 'una injerencia absolutamente inaceptable en la democracia británica', informa el periódico británico The Guardian.

Además, el portavoz agregó que los laboristas 'se comprometen plenamente a apoyar y defender a la comunidad judía y se opone implacablemente a cualquier forma de antisemitismo'.

Durante su visita al Reino Unido, Donald Trump rechazó la solicitud de reunión de Corbyn.

Como resultado, Corbyn se sumó a las protestas que ocurrieron en paralelo a la rueda de prensa del presidente de EEUU y la por entonces todavía primera ministra británica, Theresa May.
En estas protestas, el político laborista prometió oponerse al empuje de Trump de conseguir el acceso a contratos del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido para las compañías estadounidenses.

Fuente: América Diario >> lea el artículo original