Seguro que conoces a alguien que ha adelgazado muchos kilos haciendo una dieta milagro y después los ha vuelto a recuperar.
Incluso seguro que ha engordado un poco más.
Hay que tener cuidado con qué tipo de planes de alimentación escoger si quieres perder peso o quizá termines lamentándote.

Si quieres gozar de buena salud y deshacerte de la grasa que rodea tu cuerpo y que no te deja respirar, puedes fijarte en personas como Giovanni Enea, todo un ejemplo de superación.
Este joven de 21 años ha perdido 59 kilos con un régimen muy fácil.
¿Quieres saber cuál?

A diferencia de la mayoría, Enea no experimentó un punto de inflexión distinto cuando se dio cuenta que necesitaba perder peso y ponerse en forma.
'Una mañana desperté y pensé: 'Vamos a probar una vez más', explica a 'Men's Health'.

Desde que empecé este viaje he mejorado en mis hábitos de sueño, dolores musculares, ya no tengo fatiga y cada vez me canso menos

Ya había luchado contra la obesidad durante muchos años por lo que el proceso no era nuevo para él.
De hecho, se había acostumbrado a verse siempre así.
'He estado gordo desde que puedo recordar.
No hay una solo vez en mi vida que me haya visto delgado frente al espejo.
Pensé que había nacido de esa forma y que nada me cambiaría', comenta.

Cambio de hábitos

Cuando tenía 19 años llegó a pesar 154 kilos. A pesar de todo, siempre ha sido un chico activo: jugaba al futbol, al balonmano e incluso kickboxing, por lo que llevar un estilo de vida sedentario no era un problema.
'Un día normal podía consumir unas 3.500 calorías y siempre comía fuera.
Así que sabía perfectamente por donde tenía que empezar para perder peso y estar saludable.
Mientras me decidía sobre qué dieta era la correcta recordé lo que la gente conoce como CICO (Calories In, Calories Out), es decir, quema más de lo que ingieres y termina el día con un déficit calórico', afirma.

'Sabía que funcionaría si me atengo a este simple concepto.
En realidad comía muy mal, pero siempre me aseguré de no tomar más de 2000 calorías por día', asegura.
Su objetivo era, y sigue siendo, quitarse 1.500 diariamente.
'Al principio, el proceso fue muy doloroso.
Es difícil adquirir nuevos hábitos saludables.
Probé infinidad de dietas y consulté a médicos y dietistas.
Siempre tuve ese pensamiento: esto nunca funcionará, lo sabes, no puedes hacerlo.
Y por eso luché y lucho duramente', continúa.

Ser constante

A pesar de esa voz en su cabeza, Enea se puso a trabajar y añadió una rutina regular de gimnasia a su régimen.
En los primeros tres meses, bajó más de 20 kilos y afirma que ha perdido unos 4,5 por mes desde entonces.
Desde que comenzó aproximadamente hace un año, ha adelgazado un total de 59.
'Realmente me siento increíble, pero aún no he terminado', añade.
Ahora está estableciendo nuevas metas: para 2020 quiere quitarse 13 más y entrenar para una media maratón.

La clave para adelgazar y sentirse saludable es comer menos calorías de las que las quemas.
Con ese pequeño esfuerzo lo conseguirás rápidamente

Además de sentirse más saludable, confiesa que es más atlético, ya que ha redescubierto su pasión por hacer 'running' y el senderismo.
'Cada uno es diferente.
Solo puedo sugerir que imagines cómo será tu vida diferente en un año si comienzas hoy', aconseja.
'Desde que empecé este viaje han mejorado mis hábitos de sueño, dolores musculares, ya no tengo fatiga y cada vez me canso menos...
Son todos beneficios.
¿Quién no querría vivir mejor?', concluye.