Según datos del Ministerio de Salud este año ya se han aplicado 164.000 dosis de vacuna antigripal a personas incluidas en grupos de riesgo entre los que se incluyen niños de 6 a 24 meses, mayores de 65 años, embarazadas y personas con alguna enfermedad de base como obesidad, Asma, Epoc, Diabetes, insuficiencias cardíacas, hepáticas o renales. Vale recordar que en 2018 se aplicaron más de 260.000 dosis en Mendoza lo cual representó un record de dosis aplicadas desde que se incorporó la vacuna antigripal en el año 2010.

Respecto a la cantidad de dosis aplicadas hasta el momento la directora del Vacunatorio Central, Iris Aguilar, dijo que si bien es muy difícil calcular el número de personas que efectivamente se vacunarán durante esta campaña la tendencia muestra que podría superarse el número del año pasado. Además remarcó que las personas incluidas en los grupos de riesgo pueden colocarse gratuitamente la vacuna en cualquier de los vacunatorios de los hospitales públicos, en centros de salud o en el Vacunatorio Central.

Una novedad en este año es que por primera vez la Argentina estará a disposición una nueva vacuna antigripal 'tetravalente' recomendada por la OMS que además de brindar inmunidad contra los virus que circulan actualmente (A/H1N1, A/H3N2 y el influenza B/victoria) incorpora la variedad B/Yagmata. Esta nueva vacuna por el momento solo se aplica en el ámbito y aun no se ha incorporado a la campaña nacional de vacunación. En ese sentí Aguilar aseguró que la nueva vacuna 'no aporta mayores beneficios' y advirtió que lo importante es llevar tranquilidad a la gente de que la vacuna que se está colocando 'es efectiva y eficaz para los virus de influenza que están circulando'. También aclaró que la función de la vacuna no es para prevenir el resfrío, catarro, anginas o los síndromes pseudogripales, sino prevenir las complicaciones graves que produce la gripe.

Esto último también impacta directamente en el sistema de salud público ya que al aumentar las dosis aplicadas se reducen considerablemente los casos de enfermedad y contagio. Así lo confirma el jefe del Servicio de Neumonología del Hospital Central, Enrique Barimboim, quien afirmó que este año no ha habido casos graves ni muertes a causa de la gripe producto de que 'hay mucha más gente vacunada' y que de apoco la población va tomando conciencia de la importancia de la vacuna.

Por su lado Gonzalo Vera Bello, jefe del Departamento de Epidemiología de la provincia, dijo que según el último informe de monitoreo sobre enfermedades de tipo influenza (ETI), neumonías como casos de bronquiolitis, son menores a la cantidad de casos registrados en el mismo periodo de 2018 y que hasta el momento no se ha registrado ningún caso grave de gripe. De todos modos explicó que como se trata de de enfermedades con comportamiento dinámico en las próximas semanas podrían aparecer algunos picos de contagio.

Finalmente los especialistas consultados concluyen que aplicarse la vacuna es la acción más determinante para evitar el contagio y la propagación de la enfermedad como también la forma más efectiva de prevenir las complicaciones que provoca la gripe en grupos de riesgo. A esto se suman otras recomendaciones como el frecuente lavado de manos, toser tapándose la boca y no automedicarse ya que los antibióticos no tiene ningún efecto en este tipo de cuadros. Los síntomas más comunes de la enfermedad son fiebre mayor a 38 ºC, tos, congestión nasal, dolor de garganta, de cabeza y muscular y malestar generalizado. En los niños pueden presentarse también problemas para respirar, vómitos o diarrea e irritabilidad o somnolencia.

Fuente: MendozaPost >> lea el artículo original