En los últimos días, las declaraciones del presidente Mauricio Macri señalando que no veía razones para que se demore el vía libre para el giro de los u$s5.400 millones, porque el país había cumplido con todo, sumado a las versiones del inminente viaje a Washington del ministro Hernán Lacunza para terminar de destrabar la remesa, provocaron un alza en las cotizaciones de los títulos públicos.
Algunos bonos recuperaron hasta 50% de las pérdidas que habían acumulado en el último mes, tras el continuo derrape ocurrido luego de conocido el resultado de las primarias (PASO), que se profundizó a partir de la decisión de reperfilar la deuda anunciada el 28 de agosto.

Pero el viaje de Lacunza se postergó para fin de mes, cuando se celebra la Asamblea Anual conjunta del FMI y el Banco Mundial en Washington. El ministro ya había pospuesto su asistencia al Congreso la semana pasada, para reunirse con los miembros de la bicameral que sigue permanentemente el tema deuda externa.
¿La razón?: falta de certeza respecto del apoyo político para avanzar con los proyectos.
Sin respaldo legislativo para la iniciativa de reprogramación de los vencimientos de la deuda bajo ley local y bajo jurisdicción extranjera se presumía que en Washington también podrían presentar reparos.

La distancia entre el tipo de cambio que se negocia en el mercado mayorista, que prácticamente se mantiene estable en torno de 56 pesos por unidad, se amplió a 20%.
Más que el dólar MEP, o dólar Bolsa, que es el que se utiliza para dolarizar carteras pero conservando los billetes en el país.
El MEP también subió ayer, pero en una proporción menor.
Utilizando los Bonar 2024 (AY24) para hacer la operación, el precio que resultaba era de 63,16 pesos por unidad, un 1,2% más que el cierre anterior.
Llama la atención entre los traders el elevado volumen de negocios que se está moviendo en estos títulos en la Bolsa de Comercio: $2.592 millones ayer en la versión contado. No debe extrañar, empero, que los AY24 hayan sido prácticamente los únicos bonos que terminaron en alza.
Avanzaron 3%, mientras que el Bonar 2020 (AO20) cedía 3,4%, los Par (PARA) perdían 2,9% y los Discount (DICA) resignaban 4,1%.

Otro título que anduvo bien ayer fue el bono que ajusta por la Tasa de Política Monetaria, que calcula el Banco Central sobre la base de la tasa con que remunera a las Letras de Liquidez (Leliq).
Este título, que en el mercado llaman BoPoMo y cuyo ticker es TJ20, terminó con un alza de 12,8% en Bolsa.
¿El motivo?: el lunes 23 paga renta por unos 20.000 millones de pesos, que el mercado descuenta que prácticamente en su totalidad serán convertidos en dólares.
Era previsible el interés inversor, ya que el TJ20 no está comprendido en el reperfilamiento y aún con el repunte de ayer, sigue casi 50% por debajo de la cotización que tenía el viernes previo a las elecciones primarias.
No se descarta que la reacción de ayer del CCL haya sido resultado del anticipo de algunos operadores, que esperan una presión de demanda de u$s350 millones por el pago de renta.

Un dato que confirma la mayor tendencia a sacar los dólares al exterior es la dispar variación de las cotizaciones de las acciones en pesos en Buenos Aires y los ADR que están listados en Wall Street. En general, esto se ve en la caída del Exchange Traded Fund (ETF), fondo que sigue a las acciones argentinas en el exterior (ARGT), que cedió 2,9%, en relación con los papeles del S&P Merval, que cerraron con una mejora de 4,7%.

Los papeles de Grupo Galicia en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires porteña terminaron con un alza de 5,6% mientras que los ADR del banco sólo avanzaron 0,9% en Nueva York.
En el caso de YPF ocurrió algo parecido.
Subieron 3% en la plaza local y en Wall Street la mejora fue de sólo 0,6%.
Estos dos papeles son los más utilizados para operar en el 'contado con liquidación': la compra contado en pesos en Buenos Aires y la venta simultánea en dólares en Nueva York.

alejandrocolle@gmail.com

Fuente: Ambito >> lea el artículo original