Un artículo de opinión en The New Yorker, escrita por Jonathan Franzen, en el que se hablaba sobre la inutilidad de la lucha contra el cambio climático, ha despertado una gran controversia entre científicos y expertos en clima, que no han dudado en criticar las palabras de Franzen.

En una columna de opinión titulada '¿Qué pasa si dejamos de fingir?', el autor, Jonathan Franzen sostenía que la destrucción del planeta a causa del cambio climático provocado por el hombre era inevitable y que los defensores del medio ambiente tenían una actitud ilusa por tratar de detenerlo.

La comunidad científica, citada por Business Insider, no ha tardado en reaccionar y ha mostrado su desacuerdo con el artículo, sosteniendo que la reducción de las emisiones todavía puede ralentizar el cambio climático.

Franzen señalaba en su artículo que 'si tienes menos de sesenta años, tienes una buena oportunidad de presenciar la desestabilización radical de la vida con malas cosechas a nivel mundial, incendios apocalípticos, economías que implosionan, inundaciones épicas, cientos de millones de refugiados que huyen de regiones inhabitables por calor extremo o sequía permanente.
Si tienes menos de treinta años, te garantizas que lo presencias'.

'Destrucción inevitable'

Algunas reacciones a este artículo son, por ejemplo, las de John Upton, editor de la revista 'Climate Central', que señalaba: 'Es difícil imaginar a los principales medios de comunicación publicando artículos que declararan inútiles los esfuerzos para reducir la pobreza'.
Y añadía: 'O decirle a los pacientes de cáncer que se rindan.
Sin embargo, esta tropa apocalíptica del clima florece, compuesta exclusivamente por hombres blancos mayores y con buena situación económica'.

Otros científicos que han mostrado su malestar con la opinión de Franzen son Leah Stokes, profesora de la Universidad de Santa Bárbara (Estados Unidos) e investigadora del cambio climático; Gernot Wagner, profesor de la Universidad de Nueva York y economista climático; Jonathan Foley, científico medioambiental y director del Proyecto Drawdown contra el cambio climático; y Alex Steffen, uno de los autores más reputados sobre sostenibilidad y el futuro del planeta.

Entre las lindezas que han dedicado al artículo, destacan: 'sería de risa sino fuera tan problemático', 'una de las peores piezas que he leído sobre el cambio climático', 'superficial, mal investigada y auto-indulgente' o 'viciado tanto en el concepto como en la ejecución, moralmente cobarde'.