El presidente Mauricio Macri viajó sorpresivamente anoche a Neuquén junto a su esposa, Juliana Awada, y su hija Antonia para tomarse un descanso.
Desde allí­ verá la final entre River y Boca por la Copa Libertadores, que se jugará el domingo en Madrid.

El Presidente viajó anoche con su familia a Neuquén paraquedarse hasta el lunes en un exclusivo club de golf en las afueras de SanMartí­n de los Andes.
'Son dos dí­as que ya estoy muerto, muerto',habí­a dicho Macri el sábado en una conferencia de prensa tras el G20.
Segúntrascendió, buscará 'bajar la adrenalina” que le generó esa cumbre.

Medios afines al macrismo señalaron que el mandatariopretende “bajar la adrenalina” tras la reunión de lí­deres del G20 que lo tuvocomo anfitrión en Buenos Aires.
Ya antes de la cumbre el jefe de Estado habí­agrabado un video en el  que se lo veí­acon signos de cansancio y en el que anticipaba que tendrí­a 'una maratón decuatro dí­as'.

Luego, en la conferencia de prensa tras el G20, Macricelebró cuando llegó a la última pregunta de parte de la prensa y dijo:'Uf, pensé que no llegábamos nunca a la última.
Vengo… Son dos dí­as que yaestoy muerto, muerto'.

El Presidente, que acostumbra tomarse descansos enChapadmalal, Tandil o Villa La Angostura, eligió esta vez como destino elexclusivo Chapelco Golf & Resort, en las afueras de la ciudad de San Martí­nde los Andes.
Recién el lunes retomarí­a su agenda oficial.

Hace un par de fines de semanas el jefe de Estado habí­aviajado a Chapadmalal para descansar y poder ver allí­ el Superclásico entreRiver y Boca que finalmente se suspendió en medio de un desastroso operativo deseguridad.
Desde la costa, la orden de Macri fue que la responsabilidad por losucedido recaiga en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
(Página 12)

Fuente: Primera Fuente >> lea el artículo original